Autos y SUV Toyota: ¿Qué hace divertido conducir uno de estos carros?

Toyota emplea tecnologías como el A-TRC y el DAC para, además de procurar seguridad, permitir una libertad de conducción que aporta diversión.

trac TOYOTA

Marcas de autos en todo el mundo, como la japonesa Toyota, desarrollan cada vez más tecnologías que mejoran la performance de sus creaciones. Algunas de ellas fueron pensadas originalmente para proteger a los pasajeros, pero se convirtieron pronto en sistemas aprovechados por quienes disfrutan exigiendo más a su vehículo. Toyota es una de las marcas que apuesta por una conducción más divertida o “Fun to Drive”.

Cuesta arriba o cuesta abajo libremente

Si bien pueden ser vistos como dispositivos que previenen accidentes al subir o bajar pendientes inclinadas, el Control de Descenso (DAC) y el Control de Ascenso (HAC) nos da la libertad de sentir la fuerza de nuestro carro sin poner en riesgo nuestras vidas. Aquí no solo se trata de llegar a nuestro destino, sino de disfrutar la potencia del motor de nuestro carro y de sentir que somos nosotros lo que estamos trepando cualquier superficie.

hac landcruiser

Ambos mecanismos combinan el frenado de motor con un frenado automático de los frenos convencionales para evitar deslizamientos. El DAC evita que el conductor tenga que pisar el pedal de freno para ir cuesta abajo, lo cual normalmente uno haría para evitar venirse abajo con todo el vehículo. El HAC, por su parte, hace algo similar para evitar que el carro ruede hacia atrás cuando cambiamos el pie hacia el freno.

Estas tecnologías están presentes en camionetas como la 4Runner, la Highlander, Land Cruiser 200 y la Land Cruiser Prado.

A toda marcha en pistas complicadas

Si nuestra intención es transitar a toda marcha por una carretera, también con el fin de experimentar la potencia del motor de nuestro carro, pero la adherencia de su superficie no está en las mejores condiciones, ahí tenemos el TRC o el A-TRC. El primero está disponible en autos y el segundo en camionetas Toyota.

traction-control

Gracias al TRC o el A-TRC, podemos seguir de largo en nuestro auto a más de 60 km/h, con mucha responsabilidad pero sin miedo, incluso si la carretera está húmeda, con restos de nieve o escarcha, o ha sido ocupada por tierra suelta. Ambos controlan la fuerza de frenado y la respuesta del motor a las ruedas motrices cuando, a través de un sensor, detecta que una rueda está derrapando mientras aceleramos o hacemos un viraje brusco.

Las dos tecnologías referidas son apoyadas por otra llamada VSC, o Control de Estabilidad, que actúa directamente en el motor para adaptar su aporte de potencia si lo que intentamos es hacer es virar bruscamente o pasar por una curva. Esta acompaña al TRC en los autos Toyota 86, Avensis y Camry, y actúa en pared en modelos como la 4Runner, la Highlander, Land Cruiser 200 y Land Cruiser Prado.