¿Miedo intenso a conducir un auto? Quizás lo que tienes es amaxofobia

El peligro de este trastorno podría afectar no solo a quien lo padece, sino a otros conductores o peatones, pues suele paralizar a la persona.

amaxofobia

Por: José Luis Contreras Moreno
@jotaelec

Conducir un auto puede ser para muchos el placer más grande de sus vidas. Sin embargo, no deberíamos ignorar que también hay personas a las que no solo les cuesta aprender a conducir, sino que experimentan un miedo muy intenso tan solo al imaginarse tras un volante. Cuando esto ocurre, pues va más allá de un simple temor, podríamos estar hablando de un caso de amaxofobia.

Este desorden psicológico pertenece al grupo de fobias visuales y puede llegar a ser más común de lo que parece entre la población de un país. Por ejemplo, en España, se estima que de 8.3 millones de conductores con miedo a conducir circulando por las pistas, 1.5 millones sufren de amaxofobia, según el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA).

Más que solo un temor

Pero, ¿qué es lo que distingue un simple temor a conducir de la amaxofobia? La diferencia esencial entre uno y otro problema es que en el segundo caso el conductor experimenta un nivel de estrés y ansiedad tan alto que se observan en él/ella cambios fisiológicos (sudoración, tensión muscular, temblores) al conducir o, en el peor de los casos, de solo imaginarse conduciendo.

También está relacionada a este trastorno la extrema necesidad de evitar eventos durante la conducción tan estresantes como ir por una vía específica, por donde hay mucha congestión vehicular o en donde uno se ve obligado a ir más rápido. Si bien podemos considerar este síntoma algo menos intenso que la total negativa a conducir, el peligro para quien la padece y para los peatones puede llegar a ser peor si el conductor se paraliza en pleno manejo.

¿Qué soluciones existen?

Ahora bien, como casi todo trastorno psicológico, la amaxofobia tiene solución. Quienes padecen este mal y desean volver a conducir por x motivos, pueden recurrir a una terapia, no sin antes reconocer que se tiene un problema y, por tanto, que hace falta ayuda profesional. En las sesiones se suele contar con un especialista, quien imparte clases teóricas con la idea de aprender a reconocer el origen de nuestros miedos.

Eso es lo que hacen escuelas de manejo como Merinero, en Madrid (España). Tras las referidas charlas, los alumnos tienen la oportunidad de enfrentarse a sus miedos de manera gradual en clases prácticas. Los síntomas señalados líneas atrás permiten a los especialistas adelantarse a ellos y dar indicaciones precisas con mucha anticipación.

escuelaCEA

Especialistas muy pacientes y simuladores

¿Por qué hace falta adelantarse a los movimientos del conductor? Esto tiene que ver con lo que se denomina “profecías autocumplidas”, término que se le da a aquellos pensamientos que el afectado elabora inconscientemente antes de que se lleva a cabo un evento traumático con el fin de protegerse. Esta reacción suele llevar a episodios de pánico y bloqueos. Así, hace falta especialistas cuya paciencia y tranquilidad sean dignas de admiración.

La ayuda especializada también puede venir acompañada de modernos simuladores de manejo, como el caso de la ofrecida el pasado 7 de febrero por CEA en España. Con ayuda de los simuladores DSMG SV-1, se impartió un curso en Madrid para ayudar a las personas a vencer la amaxofobia. Esta tecnología fue empleada a la par de técnicas para rebajar la ansiedad a nivel fisiológico, cognitivo y conductual, todo a un costo de 299 euros.