Cinco consejos para conducir con una postura de cuerpo correcta

Estos son 5 puntos que te recomendamos tener presentes para evitarte lesiones y tener siempre bajo tu control el vehículo que estás conduciendo.

PosturaConducir

Por: José Luis Contreras Moreno
@jotaelec

Una mala postura de cuerpo frente al volante puede conllevar desde dolores de espalda, cuello, cintura y extremidades, hasta la pérdida de control del carro mientras conducimos. ¿Te habías planteado antes que algo tan sencillo como la forma en que te acomodas para manejar podría ser tan importante?

En esta ocasión, te compartimos estos cinco puntos que deberías tener presente a la hora de colocarte en la cabina. Cada uno de los tips está debidamente explicado y son al menos los más elementales que nadie que valora su vida, su salud y las de los demás, debería pasar por alto. Desde luego, si conoces algún otro consejo, puedes compartirlo con nosotros.

1.Regula el asiento en función a la distancia entre tu cuerpo y el tablero. Esto es especialmente importante por la posición de las piernas frente a los pedales y la de los brazos en relación al volante.

Para quienes manejan un carro con caja manual, es muy importante que al pisar el embrague las piernas queden ligeramente flexionadas. Esto también es válido para los conductores de vehículos con caja automática, solo que el punto de referencia será el pedal de freno.

posicionmanejo

Esto quiere decir que si al pisar a fondo el freno o el embrague tenemos que estirar tanto nuestra pierna que nuestro muslo toca el filo del asiento, estaremos haciendo un esfuerzo innecesario y no podremos regular adecuadamente la fuerza con que pisamos el pedal.

2. La altura de tu asiento y/o del timón debe permitirte ver el camino sin perder el centro de gravedad. Si tu carro te permita hacer estas modificaciones en tu silla o con tu volante, debes colocarte de tal manera que puedas ver el camino sin problemas por sobre el tablero.

Sin embargo, busca siempre ubicarte lo más bajo que te sea posible para no alejarte del centro de gravedad del carro. Cualquier esfuerzo que hagas desde ahí para controlar el timón será menor debido a que los pesos del carro estarán en equilibrio. A menos resistencia que ponga el vehículo para equilibrar su peso (sobre todo en curvas), menos fuerza tendrás que ejercer.

Mahindra-XUV-50

La posición baja también importa debido a la distancia entre tu cabeza y el techo. Te recomendamos vigilar que el espacio mínimo entre ambos sea de cuatro o cinco dedos. Porque, ¿qué ocurre si hay muchos baches por donde conduces? ¿Ya ves? No queremos que termines con golpes en la cabeza.

3. El respaldar del asiento debe estar ni muy tirado hacia atrás o adelante, ni en ángulo recto. Lo ideal es que, sin separar los hombres del asiento, puedas tocar el volante con las muñecas. Esto permitirá que puedas reaccionar más fácilmente ante una situación de peligro mientras conduces.

backposition driver

Tema aparte de la facilidad de maniobra, la comodidad que hallarás será mayor. Si estás muy echado hacia atrás, no solo no podrás moverte con rapidez, sino que la fuerza de palanca aumentará y tus muñecas saldrán lastimadas. Y si estás muy hacia adelante o en ángulo recto, todo el peso sobre el centro de gravedad del carro recaerá sobre tu cabeza o cuello.

4. La posición de las manos sobre el volante debe ser lo más lejana posible la una de la otra. Este consejo es uno de los más importantes, debido a que hablamos de cómo vas a dirigir el carro bajo cualquier circunstancia. Si lo haces con las manos juntas, podrías lesionarte, o lo que es peor, reducirás tanto tu capacidad de giro que quizás no consigas voltear.

La mejor postura se consigue imaginando primero al timón como un reloj. Hecho esto, nuestra mano derecha tendrá que ir sobre el tres (3) y la izquierda sobre el nueve (9). Debes mantener esta posición cuando conduces tanto en línea recta como en curvas. No obstante, al girar en una de ellas, la mano que se ubique arriba debe empujar el volante y la otra, jalarlo.

sentarse volante

5. El centro de tu cabeza debe estar en total contacto con el reposacabezas. Esta distancia es aproximadamente de entre 2 cm a 3 cm partiendo desde la nuca. Lo que vamos a evitar con esto es el latigazo cervical, que se origina cuando al conducir frenamos de repente y la inercia arroja nuestra cabeza hacia atrás bruscamente. La más afectada es nuestra cerviz o nuca.

Ahora bien, si no puedes ajustar adecuadamente el reposacabezas, y tu cabeza termina a más de 7 cm por encima, puedes compensar esta posición aumentando la inclinación del respaldo.

BONUS TRACK

Si tu vehículo te lo permite, regula también la profundidad y la altura del volante. En el primer caso, hazlo de modo tal que tus brazos queden semi doblados, con los codos formando un ángulo recto (90°) en V. En el segundo caso, imagina que una línea imaginaria parte del centro del timón y llega al centro de tu cuello. Este es un buen indicador de que su altura te dejará la vista libre.