Impuesto vehicular: Dos situaciones en las que podemos dejar de pagarlo

¿Vendiste tu auto o te lo robaron? El SAT te exige dar cuenta del hecho y presentar cierta documentación, dentro de un plazo y obligatoriamente.

Impuesto vehicular

Los propietarios de autos que vivimos en Lima debemos hacer un pago al Servicio de Administración Tributaria (SAT) llamado impuesto vehicular. Durante un periodo de tres años posteriores al año en que adquirimos nuestro vehículo, estamos en la obligación de hacernos cargo de este tributo, pero ¿qué ocurre si vendemos o traspasamos esta unidad? ¿Y qué sucede si somos víctimas de un robo?

El SAT contempla estos dos casos particulares y, en ese sentido, establece trámites que liberan al propietario de la unidad del impuesto vehicular, siempre desde el año siguiente al momento en que vendimos, transferimos o nos robaron nuestro carro. Lo importante, en todas las situaciones, es dar cuenta a este organismo de lo ocurrido con la documentación que nos exige y en los plazos que nos fija.

En ese sentido, ante el traspaso o venta de nuestro vehículo, tendremos que elaborar una “declaración jurada de descargo” la cual el SAT nos exige presentar hasta el último día hábil del mes siguiente de realizada la transacción. Así pues, si vendí mi auto en octubre, tendría hasta el último viernes -no feriado- de noviembre para presentar dicho documento.

Ahora bien, los documentos que deben acompañar nuestra declaración jurada son nuestro DNI o el de nuestro representante, y el documento sustentatorio que acredite la transferencia. Es necesario exhibirlos a la autoridad del SAT y dejar una copia de los mismos. En caso de que el trámite esté a cargo de un representante nuestro, urge presentar un poder específico en documento público o privado con firma legalizada o certificada por Fedatario del SAT.

Sin embargo, hay una sanción en el caso de no presentar la citada declaración dentro del plazo correspondiente. Esta penalidad puede ir desde el 15% hasta el 100% de una UIT dependiendo de tres factores: la fecha de la inscripción, el tipo de declaración -inscripción o descargo- y el tipo de contribuyente -persona natural, persona jurídica, etc.

En caso hayamos perdido nuestro vehículo por robo, el SAT dispone que presentemos la documentación dentro de un plazo de 120 días calendario posteriores a lo ocurrido. Los documentos a presentar, con medios probatorios, son cuatro: documento de identidad, original y copia certificada de la denuncia policial del robo, anotación del robo en la partida registral del vehículo y gravamen vehicular policial.

Hace falta observar que, ante la probable recuperación de la unidad, se establece que el propietario dé cuenta del retorno del bien dentro de los 30 días calendario posteriores al hecho. Para esto tendrá que presentar una declaración jurada “adjuntando documento emitido por la autoridad competente donde indique la fecha de recuperación del vehículo”, según menciona el SAT en su sitio de Internet.

Dicho documento adjunto puede ser “el Acta de entrega de vehículo expedida por la DIPROVE o la Cancelación de la Anotación del Robo de Vehículo en el Registro correspondiente”. El SAT advierte que proporcionar información fraudulenta o no informar de la recuperación de la unidad, los faculta para tomar las acciones legales pertinentes.