Rompemuelles, ¿cómo deberían estar construidos?

Se les llama de mil formas; rompuelles en Perú, rompevelocidades en Ecuador, tope en México, loma de burro en Argentina, policía acostado en Colombia... Lo llames como lo llames, los reductores de velocidad que vemos en las vías son uno de los grandes odiados por los conductores. 

baden

Te obligan a reducir la velocidad a costa de los amortiguadores de tu auto, pero cumplen una función muy clara; reducir la velocidad en lugares en los que es necesario (según el criterio de quien lo colocó ahí).

Un resalto debe ser construido de forma que ocupe todo el ancho de la pista y puede ser de varios materiales; asfalto, cemento, goma o metal. Los reductores de velocidad son, por definición, una brusca variación que sobresale del pavimento con el objetivo de inducir a los conductores a reducir la velocidad de su vehículo.

baden sevilla.abc

Debe estar avisado previamente por una señal de tráfico, acompañada de una limitación de velocidad aplicable hasta después del resalto. Además, el resalto debe estar pintado de forma que el conductor que se acerque a él pueda identificarlo como tal y reducir la velocidad.

¿Cuándo debe instalarse? Cuando existe la necesidad de disminuir la velocidad del tráfico en una punto concreto por la existencia de zonas peatonales, escuelas o lugares de gran afluencia de peatones.

Los inconvenientes:
A todos nos resulta muy molesto pasar por resaltos en nuestro camino, aunque es cierto que cumplen la importante función de reducir la velocidad, un factor clave para evitar accidentes en vías urbanas.

La parte negativa es que, si los pasas demasiado rápido, el sistema de suspensión de tu auto puede verse dañado, así como otras partes del vehículo e incluso los propios ocupantes. Además provoca que el tráfico se desvíe hacia calles paralelas e incrementa la contaminación acústica.

A pesar de todo ello, tenemos que reconocer que en muchos casos son necesarios.baden fuente lavozdegalicia

El problema viene cuando se da un mal uso a los limitadores de velocidad colocándolos de forma abusiva o con dimensiones que superan las recomendadas. Aunque cada país tiene su propia legislación al respecto, los resaltos en general no deben superar los 10 cm de altura en su punto central. Además la inclinación del borde de entrada (osea el punto donde contacta en primer lugar la rueda con el resalto) debe ser la adecuada para no dañar los neumáticos.

¿SOLUCIONES?
Lo cierto es que los reductores de velocidad afectan a todos por igual, tanto a los que circulan a velocidad excesiva como los que lo hacen a velocidad adecuada. Y esto parece injusto, pues al final se trata de penalizar a los conductores que se pasan pisando el acelerador en ciertas vías.

Sin embargo ya existen algunas opciones que pueden solucionar este problema, como este limitador de velocidad inteligente, que se retrae cuando el vehículo circula a baja velocidad o este (también inteligente) que reacciona de la misma forma aunque con otro sistema.