Seguridad vial: El diseño de los “rompemuelles” es ilegal

Las gibas o “rompemuelles” se construyen para obligar a reducir la velocidad a los conductores. La mayoría deberían retirarse o modificarse.

rompemuelles

Gibas, badenes, “baches” o simplemente “rompemuelles”. Todos los conductores odian este artefacto construido por el hombre para destrozar la suspensión y los amortiguadores de los vehículos. En teoría, sirven para regular el tráfico y reducir la velocidad en áreas urbanas o escolares.

Sin embargo, en Lima y El Callao, las municipalidades abusan más de lo debido de este recurso ya anticuado. Si bien es cierto que obliga a frenar a los conductores, lo cierto es que, tal y como están construidos, dañan los vehículos y resultan bastante más peligrosos de lo que creemos.

El ingeniero de la consultoría Traffik, Samuel Daza, cree que hay un “exceso de gibas” en Lima. “Ya están prohibidas en la Municipalidad de Lima”, asegura. Y es que las municipalidades durante años han abusado de este recurso para regular las entradas a colegios.

“La gran mayoría serán retiradas”, continua, aunque por el momento este aspecto brilla por su ausencia. Sin embargo, existe la posibilidad de modificarlas para que se adapten a la realidad y regulen el tránsito sin ser dañinos para el auto y las personas.

rompemuelles

“Se llaman tabloides y son más anchas y menos pronunciadas”, explica el ingeniero. Se pueden ver antes de los peajes. Este diseño no daña la suspensión y la reducción de la velocidad se consigue de una manera más progresiva. “Ese resalto lo puedes pasar a 40 ó 50 km/h sin problemas, pero si pasas una giba actual a esa velocidad, te matas”, sostiene contundentemente.

Estos nuevos resaltos ya se pueden atisbar en Miraflores y San Isidro, aunque también en otras municipalidades como San Borja o La Molina. Estas gibas consisten en una suave y alargada elevación hasta una especie de “meseta de asfalto”, de unos 3 metros, que termina con otra suave pendiente. Además de los beneficios mencionados, estas nuevas gibas pueden tener pasos de peatones encima, lo que propiciaría que los conductores los respetaran más.