Seguridad vial: ¿Qué hace falta para colocar bien las señales de tránsito?

Las municipalidades deben realizar estudios técnicos para interpretar el Reglamento Nacional de Tránsito y así señalizar correctamente las vías.

Señalizaciónportada

Con el polémico caso de las fotopapeletas todavía presente, se han descubierto ciertas irregularidades de varias municipalidades distritales de Lima a la hora de colocar las señales de tránsito. Pero ¿qué hace falta para establecer una correcta señalización de las vías? Al parecer, todo empieza por realizar algún estudio técnico para determinar velocidades, avisos, cruces, etc.

El Perú en ese aspecto está algo rezagado frente a otros países, como los europeos o los norteamericanos. De hecho, se podrían hacer más estudios de los que existen para prevenir accidentes y organizar el tránsito vehicular. Aunque, también es cierto que la educación vial peruana no ayuda en absoluto.

¿CÓMO EMPIEZA LA SEÑALIZACIÓN?

El primer análisis que se realiza consiste en un estudio técnico de tráfico. Según Samuel Daza, ingeniero de la consultoría Traffik, especializada en realizar estudios técnicos en la materia, este informe dictamina “a qué distancia se coloca la señal y de qué tipo debe ser”. De todas maneras, este estudio debe basarse primero en el Reglamento Nacional de Tránsito, que es el que marca los límites de velocidad y las diferentes señales existentes.

“Se utilizan microsimulaciones de tráfico y se evalúa el comportamiento de, por ejemplo, una salida de un colegio”, explica el ingeniero. En ese caso específico, la indicación “se basa en el ancho de la vía, porque no es lo mismo que un niño cruce cuatro carriles a que cruce dos”. Y es que, según explica, “cuanta más amplitud, más posibilidades de maniobrar”.

DEMASIADAS SEÑALES

Sin embargo, en el Perú existe una “sobreseñalización”. Se suelen poner demasiadas señales verticales, sin apenas espacio entre ellas, lo que impide una correcta reducción de la velocidad. Además, estas señales deberían ir acompañadas de otras de tipo informativo, así como pintadas en la misma vía y de amplios resaltos.

De hecho, volviendo al ejemplo de los colegios, no está bien delimitada la zona escolar ni hay un cartel que informe del horario escolar. Si la policía quiere, podría poner multas en zona escolar a las 2 am, aunque no sea hora de entrada o salida del colegio. “Hay un vacío en la norma, pero el Reglamento lo permite (establecer horarios o una señal de fin de la zona) porque recoge que la municipalidad puede regularlo”, sostiene Daza.

Y sobre el caso de las fotopapeletas, el ingeniero cree que las señales han debido “estar amparadas por una revisión de un estudio técnico de tráfico que no se hizo”. Además, insiste en que “no se puede poner una señal delante de otra, ya que tiene que haber una distancia para poder disminuir la velocidad”.

Otros estudio técnico que debería realizarse con más frecuencia sería sobre accidentabilidad. Mediante este análisis se detectan los puntos negros de las vías, es decir, los lugares que presentan más accidentes de tránsito. “Hay que analizar qué otros componentes influyen en el tránsito”, comenta el ingeniero de Traffik, quien sostiene que “la idea es que la gente se choque, pero que no se muera”.

MANUAL OBSOLETO

Cabe recordar que la señalización, por infalibles que sean sus estudios, se basa en el Reglamento Nacional de Tránsito. Pero este manual ya está obsoleto. “Está bien hecho, pero se basa en el Manual Interamericano de Dispositivos de Control de Tránsito”, argumenta Samuel Baza. Un manual para toda una región tan diversa es algo ineficaz, por lo que el Perú creó el suyo propio.

No obstante, hay señales actuales que no aparecen en nuestro reglamento. Por eso, este manual “tiene que seguir evolucionando porque hay nuevas condiciones de tráfico”. A todo esto, el Ministerio de Transporte y Comunicaciones tiene previsto ya revisar dicho documento para actualizarlo.