¿Cuáles son las facultades de la Policía según el Reglamento de Tránsito?

Los conductores están obligados a obedecer la orden de la PNP, porque ella fiscaliza el cumplimiento de las normas de tránsito, señalan las normas.

¿Cuáles son las facultades de la Policía según el Reglamento de Tránsito?

El Reglamento Nacional de Tránsito estipula, en cuatro de sus artículos correspondientes al capítulo de “Dispositivos de Control”, las facultades que tiene la Policía Nacional del Perú (PNP) y establece las obligaciones que los conductores tienen con los efectivos del orden. ¿De qué prerrogativas hablamos?

“Las indicaciones de los Efectivos de la Policía Nacional del Perú, asignados al control del tránsito, prevalecen sobre las señales luminosas o semáforos”, señala el artículo 57°, que también indica que los usuarios de la vía están obligados a obedecer de inmediato su orden, porque ellos son los responsables de fiscalizar el cumplimiento de las normas de tránsito.

En efecto, el conductor debe obediencia a los policías, aunque es bueno recordar que, tal como dice el artículo 58° del Reglamento de Tránsito, se tiene que estar al tanto de la posición de un efectivo frente al auto, porque de ella depende si procede detener el vehículo o no. Este artículo se llama “Posiciones básicas”.

“Las siguientes posiciones ejecutadas por los efectivos de la Policía Nacional del Perú asignados al control del tránsito significan: 1) Posición de frente o de espaldas: obligación de detenerse de quien así lo enfrente. 2) Posición de perfil: permite continuar la marcha”, indica dicha norma.

Asimismo, los policías pueden permitir los giros a la derecha siempre que “el flujo vehicular de la(s) dirección(es) en conflicto esté detenido, o sea tal, que en el momento permita con precaución realizar la maniobra sin peligro de accidente”; y los giros a la izquierda “sólo cuando el flujo vehicular de la(s) dirección(es) en conflicto estén detenidas”, según el artículo 59°.

Por último, cabe añadir que es normal que cuando el personal PNP dirija el tránsito en una intersección semaforizada, las luces de todos los semáforos estén apagadas, tal como señala el artículo 60°.