Luz Ámbar explica 5 razones de la pobre educación vial en el Perú

Uno de los males más notorios de la sociedad peruana es su falta de educación vial. El resultado: un alto índice de accidentes de la región.

Peatones cruzando imprudentemente en la Av. Alfonso Ugarte

Las peruanos nos hemos vuelto una sociedad individualista, esto quiere decir que cada peruano solo respeta su propio derecho. A esto hay que sumarle la poca educación vial que tenemos, haciendo que cometamos faltas gravísimas al usar espacios comunes como las calles, que casi siempre terminan en accidentes mortales.

Para saber por qué tenemos un nivel tan bajo en cuanto a educación vial se refiere, conversamos con Luis Quispe Candía, Director de la ONG Luz Ámbar, quien nos nombró cinco razones fundamentales de este fenómeno social:

  • “La primera razón de la poca educación vial del país parte de la propia familia. En el Perú nos hemos descuidado por años del nivel de la educación en general, eso hace que los niños de antes, que ahora son padres, pierdan el rol protagónico en la educación de sus hijos. ¡De ahí parte todo!”

  • “La segunda razón de la poca educación vial proviene de las instituciones educativas. En los colegios no hay una formación educativa sobre este tema. Ya no se enseña el curso de educación cívica. Los profesores deben hacer causa común y conversar con sus alumnos de manera diaria.”

  • “La mala fiscalización es la tercera razón de este problema en el país. Lamentablemente el fin de las papeletas se ha distorsionado. El policía pone las multas a diestra y siniestra, con el único propósito de recaudar dinero, y eso es negativo tanto para la honra de la institución policial como para el país… La solución sería que la municipalidad le asigne un monto de dinero a los policías de tránsito, para que estos no estén condicionados a un porcentaje de la papeleta y no caigan en la tentación de imponer multas solo para tener dinero.”

  • “La cuarta razón del bajón en cuanto a educación vial proviene de la misma Municipalidad, esta institución que es la encargada de fiscalizar y recaudar el pago de las multas, no se ha adecuado a la atención de reclamos, como lo establece la ley. Simplemente desestima el reclamo del usuario sin ningún análisis previo convirtiéndose en juez y parte.”

  • “La última razón del poco nivel en cuanto a educación vial se refiere, somos los propios usuarios, tanto conductores como peatones. Esto se debe a que las sanciones no se cumplen a cabalidad. Ya que hasta ahora no existe un solo preso por manejar ebrio y la ley así lo manda.”