La evolución del semáforo en el tiempo: una mirada introspectiva de su función

De no ser por aquellas luces rojas, ámbar y verdes, cruzar las calles de las ciudades en todo el mundo sería un caos. ¿Te has preguntado alguna vez cómo surgieron los semáforos? Aquí te contamos la curiosa historia de una herramienta que a diario contribuye con el orden.

La evolución del semáforo en el tiempo una mirada instrospectiva de su función

Están por todas partes, pero no siempre estuvieron ahí. La historia de estos controladores de tráfico comenzó a finales del siglo XIX, aunque no sería hasta 1914 cuando se presentó el primer semáforo eléctrico tal y como hoy lo conocemos.

Prepárate para un viaje en el tiempo. Te presentamos más sobre su evolución y cómo se ha ido perfeccionando el modelo en el tiempo para cumplir con su labor diaria.

1868: nacimiento del primer semáforo

La evolución del semáforo en el tiempo una mirada instrospectiva de su función - 1

El 9 de diciembre de 1868 se instaló en Londres el primer semáforo del mundo. El prototipo, diseñado por el ingeniero ferroviario John Peake Knight.

El dispositivo contaba con una columna de alrededor de seis metros de altura y dos brazos mecánicos propulsados a base de gas y manipulados por algún miembro de la policía londinense.

Asimismo, contaba con un farol rojo y uno verde que solo se veían de noche y que estaban inspirados en los semáforos de los ferrocarriles.

Sin embargo, su tiempo de vida fue corto. A los pocos meses de funcionar provocó la muerte de un oficial de tránsito tras explotar el gas con que funcionaba el artefacto encargado de controlar el tránsito vehicular.

Esto daría paso a pensar en cómo hacerlo efectivo para que continuase con su función.

El inicio de los semáforos eléctricos

El ingeniero Ernest Sirriene adaptó el diseño de Knight y decidió cambiar el mecanismo de gas por una instalación eléctrica, aun así, al igual que el primer prototipo, el nuevo semáforo emitía un sonido potente para alertar a los conductores del cambio de luz (de rojo a verde).

Y hubo un fallo. Este nuevo sistema eliminó los colores rojo y verde sustituyéndolos por las palabras 'stop' (parar) y 'proceed' (seguir).

El proyecto no consiguió gran éxito. Dos años más tarde Lester Wire, un policía de Salt Lake City, optó por recuperar la fórmula de los colores. En esta ocasión las luces ya eran eléctricas pero se retomaba el sistema manual de puesta en marcha.

Finalmente, en 1914 se instaló el primer semáforo electrónico en Cleveland, Estados Unidos.

Este modelo combinaba lo mejor de los anteriores modelos: contaba con luces rojas y verdes eléctricas, un sistema automático de funcionamiento y un emisor de zumbidos.

Sin embargo, para que se eliminara el zumbido que emitía, se tuvo que esperar hasta la década de los años cuarenta, momento en el que la legislación estadounidense aprobó el nuevo modelo de tres luces, incluido el ámbar.

De esta manera, este modelo permaneció intacto hasta la década de los años noventa, cuando la era digital invadió al mundo.

El camino hasta la actualidad

La evolución del semáforo en el tiempo una mirada instrospectiva de su función - 2

Cabe resaltar que el primer semáforo eléctrico difiere en gran parte de los que se pueden ver en la actualidad.

Actualmente se iluminan con luces LED, un sistema que regularmente consume tan sólo un 10% en comparación con las bombillas incandescentes empleadas anteriormente. Además, tienen una vida unas 50 veces mayor.

Asimismo, al nuevo sistema se suman las videocámaras o sensores de movimiento que aceleran o disminuyen el tiempo en que cambian las luces de acuerdo a la carga vehicular que detecten a través de este tipo de sensores.

En algunos países se dan curiosidades con relación a estos moderadores del tráfico. En China, por ejemplo, quiso utilizarse la luz roja, color del Partido Comunista, para que simbolizara la vía libre, no obstante, no funcionó.

Asimismo, en Nápoles, el significado de los colores no es el mismo. En la ciudad italiana los colores rojo y ámbar significan continuar, mientras que el verde quiere decir que hay que detenerse.

Siemens crea el semáforo del futuro

Siemens, empresa alemana, ha presentado una nueva tecnología para mejorar la eficiencia energética de los semáforos en más de un 85%.

Hoy en día, cuando los temas medioambientales son de crucial tratamiento, este sistema generaría ahorro de presupuesto y un impacto mínimo en el ecosistema.

¿Cómo se ha generado? Gracias a la instalación de la llamada “tecnología de 1 vatio”, la misma que se presentó este año en la feria Intertraffic, en Amsterdam.
La tecnología de 1 vatio utiliza módulos conductores LED digitales, que eliminan la necesidad de las resistencias de carga y elementos de conmutación que se usaban hasta ahora en las unidades de semáforo y consumían la mayor parte de la energía.

En comparación con los 60 vatios que llegaban a consumir las bombillas de incandescencia, la electricidad que requiere cada uno de los semáforos puede reducirse a tan sólo uno o dos vatios.

Por ejemplo, en una gran ciudad como Berlín, el uso del nuevo semáforo podría evitar la emisión de 2.000 toneladas de carbono adicionales y ahorrar 500.000 euros en costes energéticos cada año.

En un futuro, reemplazar los convencionales semáforos por una propuesta como esta acarrearía impactos positivos, tanto en el medio ambiente, como en la economía.

Más en TodoAutos.pe...

 10 consejos para evitar el robo del auto

Kode57: el superdeportivo japonés que se suma a la colección de autos lujo de Floyd Mayweather

Perú sufriría desabastecimiento de autos nuevos en 2017, según la AAP

Si quieres recibir nuestro boletín semanal, puedes suscribirte de forma gratuita haciendo clic aquí. Asimismo, no te olvides de seguirnos por Facebook y de suscribirte a nuestro canal oficial de Youtube