¡Cuidado con el temido latigazo cervical! Conoce aquí las causas y cómo evitarlo

 

Nadie está a salvo de sufrir un «whiplash» o síndrome del latigazo cervical. Esta lesión en el cuello, provocada por impactos en accidentes de tráfico, puede afectar a cualquier conductor. Conoce aquí cómo podrías evitarla.

Cuidado con el latigazo cervical. Conoce cómo evitarlo

Imagina que un usuario vaya conduciendo cuando de repente se ve obligado a realizar una detención brusca para evitar el atropello de un peatón que cruza indebidamente la pista.

Si el auto de atrás va demasiado cerca y no tiene tiempo de detenerse, inevitablemente empujará al vehículo hacia adelante, generando que la cabeza del usuario vaya repentinamente hacia atrás para después volver a su posición.

Aunque no lo creas, este pequeño impacto podría desencadenar una gran molestia.

¿Qué es el latigazo cervical?

El molesto dolor que se puede desencadenar es conocido como latigazo cervical, una de las lesiones más frecuentes en accidentes de tráfico que es originada por una sacudida brusca de la cabeza.

¿Por qué se le conoce con este nombre? Algunas de las estructuras que forman el cuello experimentan unos súbitos movimientos que los médicos denominan “hiperflexión e hiperextensión bifásicas”.

Es decir, cuando el conductor o sus acompañantes reciben un golpe en el auto, es fácil que algunos músculos del cuello se compriman por un lado y se estiren por el lado opuesto, volviendo luego a su posición inicial, como si se agitara un látigo en el aire.

De ahí el nombre que recibe este fenómeno que resulta especialmente grave en las colisiones por alcance, incluso a bajas velocidades, y en los choques laterales.

Cuidado con el latigazo cervical. Conoce cómo evitarlo 1

¿Cuáles son las consecuencias?

Para comprender mejor el posible alcance de una lesión por latigazo cervical hay que tener en cuenta que el cuello es un estrecho canal móvil formado por vértebras, articulaciones, ligamentos y músculos por el que pasan nervios, vasos sanguíneos, el esófago, la tráquea y la médula.

Es por eso que una aceleración brusca o una desaceleración repentina, como la que se experimenta hasta en la menor de las colisiones, puede dañar algunas de las estructuras que componen el cuello, tanto en la musculatura como en alguna que otra vértebra que puede acabar rompiéndose por aplastamiento.

Las consecuencias del accidente pueden no notarse en un primer instante, pero al tiempo empezaremos a sufrir molestias en el cuello: el latigazo cervical puede afectar a los músculos y/o a las vértebras del cuello. Dolor y rigidez son las sensaciones habituales y, en el peor de los casos, pueden durar meses o años.

Asimismo, otros daños pueden aparecer, tales como dolores de cabeza, náuseas, vértigos, inestabilidad, dolor cervical, hormigueos en brazo, entre otros.

A medida que pasa el tiempo y el afectado ve que estas dolencias no se solucionan, sobrevienen problemas como los trastornos del estado del ánimo, que pueden llegar hasta la ansiedad e incluso depresión.

¿Cómo prevenir el latigazo cervical?

Cuidado con el latigazo cervical. Conoce cómo evitarlo 2

Para evitar esta molesta lesión puedes poner en práctica algunos de estos consejos:

1.Siéntate adecuadamente: Usualmente puede verse conductores que toman el volante con una sola mano o tienen una mala posición en el asiento, la misma que a veces es adoptada involuntariamente. Sin embargo, esto podría agravar las lesiones. 

 

Para tener una postura correcta lo primero a hacer es regular la distancia y la altura del asiento. La distancia correcta es la que te permite pisar a fondo el embrague sin tener que mover la pierna, sólo con un movimiento de tobillo y sin que esté estirada.

 

De igual modo, la base del asiento estará algo por detrás de las corvas y a una altura que no presione la zona posterior de las piernas. En cuanto a la altura del asiento, esta debe permitirá tener la vista media altura del parabrisas.

2. Mantener la distancia de seguridad: Cuando hay tráfico, ciertas veces los conductores no dejan un espacio suficiente entre vehículos. ¿Consecuencias? Ya las conocemos, un posible latigazo cervical. Por ello, procura guardar una distancia prudente.

3. Anticiparnos al problema: Todo conductor debe acostumbrarse a estar atento a su entorno, especialmente de los vehículos que se encuentras detrás.

Aunque parezca complicado estar al tanto, nos puede venir bien saber que alguien está a punto de colisionar contra nosotros para protegernos. ¿Cómo? Poniendo en tensión la musculatura del cuello, lo que formará un cojín cervical natural que hasta cierto punto nos protegerá.

Ten en cuenta que las molestias de esta lesión pueden durar meses. Estate atento a tu entorno y procura seguir las indicaciones para así evitar un accidente de tráfico. ¡Tu cuello te lo agradecerá!

Más en TodoAutos.pe...

Seguridad activa del auto: ¿de qué se trata?

¿Cuáles son los defectos más preocupantes de la Costa Verde?

¿Cuántas horas seguidas se debe conducir?

 

Si quieres recibir nuestro boletín semanal, puedes suscribirte de forma gratuita haciendo clic aquí. Asimismo, no te olvides de seguirnos por Facebook y de suscribirte a nuestro canal oficial de Youtube