Lamborghini Veneno: diseño, motor y características principales

El Veneno sirvió para entender que la casa de Sant’Agata Bolognese puede hacer que sus máquinas sean tan o más radicales que las de su competencia.

Lamborghini Veneno: diseño, motor y características principales

Una de las últimas bestias de cuatro ruedas que Lamborghini ha lanzado tiene un nombre mortal: Veneno. Se trata de un superdeportivo exquisito, exclusivo, limitado a una edición de solo tres unidades, y que tuvo como fecha de nacimiento el 2013, año en que la casa de Sant’Agata Bolognese cumplió 50 almanaques. Qué mejor auto regalo que ese.

Presentado en el Salón de Ginebra 2013, el auto en mención sirvió para entender que la marca italiana puede hacer que sus máquinas sean tan o más radicales que las de su competencia, sobre todo por su diseño, un diseño exótico, de puntas afiladas, de luces alargadas, de spoiler grandioso, de cuerpo pegado al piso y de grandes llantas con aros de 21 pulgadas.

Destaca el hecho de que su carrocería haya sido fabricada de fibra de carbono, y su chasis monocasco de fibra de carbono reforzada con polímero (CFRP). Incluso hay fibra de carbono en el tejido de su habitáculo. Con todo eso, el peso del vehículo es 1,450 kg, que genera una relación peso-potencia de 1.93 kg por caballo.

Indudablemente, el Veneno aprovecha esto, junto a la eficiencia aerodinámica que hereda de la competición, para ser veloz, para hacer buen uso del bloque con el que trabaja: un V12 de 6.5 litros que entrega 750 caballos de potencia, con caja ISR manual de siete velocidades y tracción total. La ficha técnica indica que este superdeportivo llega a los 100 km/h en solo 2,8 segundos.

El interior de este Lamborghini es casi una cabina de avión, donde domina el lujo y el confort. Llama la atención su cuadro de mandos con pantalla de color amarillo, y el color negro con detalles en rojo que se extiende por todo el tablero y los asientos abutacados. La fibra de carbono tiene una fuerte presencia en la consola central y los paneles de las puertas.

Si bien solo existen tres ejemplares del Veneno -y que ya fueron colocados el año pasado-, no serán estos los únicos en el mundo, pues existe una variante descapotable llamada Veneno Roadster. Tiene el mismo corazón, pero carece de techo, y aparece como una edición aún más extrema del mencionado superdeportivo.

Este es el Lamborghini Veneno, cuyo precio de US$3.9 millones lo convierte en el auto superdeportivo más caro del mundo. Suena exagerado, pero está justificado su valor, pues se trata de un Lamborghini implacable, que mantiene su esencia y que es fuerte por sobre todo, tal como su nombre, tal como aquel toro que hirió mortalmente a José Sánchez Rodríguez, en la arena de la plaza de Sanlúcar de Barrameda, España, en 1914.