Lamborghini Aventador LP700-4: ¿Qué lo hace uno de los mejores del mundo?

Desde sus dimensiones y la distancia de sus ejes, hasta la contundencia de su motor, el Aventador LP 700-4 es una máquina nacida para correr.

Lamborghini Aventador LP700-4: ¿Qué lo hace uno de los mejores del mundo?

Es uno de los superdeportivos mejor logrados del mundo, tanto por su desempeño en las pistas como por su porte y la calidad de sus acabados. El Lamborghini Aventador LP700-4, heredero del Murciélago e inspirado en el Reventon -ambos también Lamborghini- es una verdadera obra de arte del mundo automotriz, pues permite experimentar la velocidad con las mayores confianza y precisión que se les puede exigir a un vehículo.

Viene equipado con un motor V12 de 6.5 L sumamente ligero (235 Kg), ubicado longitudinalmente delante del eje posterior del auto. La tecnología empleada en su elaboración le permite ofrecer un máximo de 700 hp a 8,250 rpm, lo que convierte al Aventador LP700-4 en el auto más potente construido jamás por Lamborghini.

Gracias a su propulsor atmosférico, este asombroso superdeportivo puede alcanzar los 100 km/h en tan solo 2.9 segundos, es decir, solo cuatro décimas más tarde que el mismísimo Bugatti Veyron. Y aunque la cilindrada y número de válvulas sean los mismos que el de su antecesor, el Murciélago, el suyo es un motor diferente, hecho en aluminio.

Desde luego, una ‘caña’ con tales prestaciones ameritaba un diseño a la altura de su potencia y del agresivo sonido de su propulsor. Sus 4.78 m de largo por 2.86 m de ancho lo hacen ver realmente tal cual es: imponente. Sumado a sus algo más de un metro de altura, los trazos afilados y rectos de su exterior hacen visible el origen aeronáutico de su concepto, al estilo de un avión caza de combate.

Sus amplios difusores posteriores, que alimentan de oxígeno al motor, y su escape de forma hexagonal acompañan un soberbio alerón retráctil -se despliega a 130 km/h- y un aerodinámico capó opcionalmente en cristal para el propulsor. La forma de su habitáculo se la debe a un bastidor monocasco hecho en fibra de carbono de tan solo 147 Kg y 150% más rígido que el del Lamborghini Murciélago.

Ahora bien, la potencia de este superdeportivo italiano exige ciertas condiciones que impidan al piloto perder el control a alta velocidad. Pensando en esto, Lamborghini optó por construir al Aventador LP700-4 con un sistema de tracción total permanente de tipo Haldex de 4ta generación. De no ser así, solo con tracción posterior, el conductor podía verse superado por los 700 hp de este super carro.

A grandes rasgos, estas son algunas de las características que hacen del Lamborghini Aventador LP700-4 una máquina increíble, difícil de superar para cualquier otro auto superdeportivo en el mundo. Tracción, potencia y aerodinámica son ingredientes bastante bien administrados en este vehículo de más de 300 mil euros.