Jeep Willys: Padre y precursor de los todoterrenos actuales

Este vehículo militar fue desarrollado en 1940 a partir de un tractor multifuncional. Fue adoptado por el Ejército de EE.UU. para la guerra. 

jeepwillysportada

A pesar de no haberse comercializado nunca, el Jeep Willys MB es un carro muy popular no sólo en EE.UU.. Es conocido por su uso militar durante la II Guerra Mundial, pero alrededor del globo se le conoce por ser el antepasado común del Land Rover Defender y del Jeep Wrangler.

La pequeña compañía de Pennsylvania, Bantam, fabricó el primer prototipo pero el Ejército de EE.UU. propuso a Ford y Willys, empresas más grandes y asentadas, que también desarrollaran prototipos sobre la base del de Bantam. Cada uno de los tres presentados tenía un aspecto positivo: el de Bantam era económico, el de Willys era más potente y el de Ford más cómodo y mejor equipado.

Los tres compitieron para ver cuál utilizaría el ejército, aunque este concurso estuvo algo amañado ya que habían fines comerciales de por medio. Finalmente, se encargó a Ford y Willys que realizaran el todoterreno militar definitivo, que debía aunar lo mejor de cada prototipo.

Así, este carro tenía unas especificaciones bastante peculiares para la época. Pesaba mil kilos pero era ágil para desenvolverse por los terrenos abruptos. Su motor le permitía alcanzar los 80 km/h y su mejor cualidad era su tracción a las cuatro ruedas desconectable. Su aspecto exterior era robusto y poco trabajo, con parrilla imponente y faros redondos incrustados en su máscara. El capot plano, el parabrisas abatible y la ausencia de puertas lo definían.

Tras la guerra, los hermanos Wilks, directivos de Rover, decidieron producir un vehículo de serie basado en este imponente chasis. Comenzó, así, en 1949 la producción del Land Rover Serie I. Y mucho más tarde llegaron sus descendientes aunque lejanos entre sí: el Land Rover Defender y el Jeep Wrangler.