Los autos eléctricos buscan posicionarse en el mercado

Buscando posicionarse en el mercado y superando los antiguos obstáculos, los autos eléctricos hacen uso de nuevas tecnologías y usan el litio.

Nissan-Leaf-recarga

Por primera vez, el Leaf de Nissan, un auto eléctrico, fue votado como el auto del año 2011 por la prensa especializada europea. En París, se inaugurará Autolib, un servicio de carros eléctricos compartidos que pueden recogerse y dejarse en ciertos puntos de la ciudad.

Pero los autos eléctricos quieren superar los obstáculos del pasado.

Hasta ahora se asocia a este tipo de carros con tres problemas: alto costo, poco alcance de kilometraje con cada carga de batería y tiempo prolongado de recarga. Sin embargo, los avances tecnológicos prometen grandes transformaciones.

El cambio ha sido posible gracias a baterías fabricadas con un metal del que hay vastas reservas en Bolivia, Chile y Argentina, el litio.

Tesla Motors, empresa de autos eléctricos con sede en California, lanzará el próximo año un modelo familiar, el Model S, con un alcance de 480 kms por carga. Esta empresa fue fundada por el ingeniero Elon Musk, creador del servicio de pagos online PayPal. Cuando Musk vendió PayPal a Ebay, usó el dinero para crear dos compañías, Tesla y Space X, una empresa privada de exploración espacial.

“Empezamos con una idea muy fresca: si se iba a establecer una compañía de autos para el siglo XXI, ¿cómo sería? Lo primero que dijimos fue que no usaríamos gasolina”.

Según Ricardo Reyes, vicepresidente de comunicaciones de Tesla, gracias a esta empresa se comprueba que la tecnología de la batería de litio es capaz de crear automóviles que pueden competir y superar a los de gasolina.

Hoy, Tesla tiene un acuerdo con Panasonic, que fabrica baterías de iones de litio especiales para sus autos. Según Reyes, “el litio es una materia que tiene capacidad de mantener una carga mucho tiempo y tiene una vida que puede ser de siete o diez años. Esto no era posible con las baterías de níquel cadmio, que tenían una vida muy corta”.

Y es que con el litio, el tiempo de recarga también dejará de ser un problema. Los carros se cargan de noche, cuando la red es menos usada, y pronto será posible usar en algunos casos un servicio de carga rápida.

El precio es todavía un obstáculo para muchos, pero expertos señalan que la demanda china puede jugar un papel crucial para la reducción de precios, ya que para el 2030, se espera una triplicación de su mercado automotriz.

Al tener una vida más larga, las baterías de litio pueden reusarse con fines domésticos. Los autos eléctricos no emiten CO2, pero la electricidad obtenida de fuentes como el carbón, no es un gran avance. La clave es que en el futuro, la demanda de electricidad para este tipo de carros pueda satisfacerse a partir de energías renovables.

El vicepresidente de comunicaciones de Tesla, ve en América Latina como factores positivos, la gran capacidad de la región para generar electricidad a partir de proyectos hidroeléctricos. “Lo bonito de un carro eléctrico es que cada vez que la producción de electricidad se vuelve más limpia, el auto es más limpio”, manifestó el representante de Tesla.