Autos europeos: ¿Qué caracteriza a un vehículo del ‘viejo continente’?

Los carros son diferentes según la procedencia del fabricante. Los europeos eligen sus autos según el uso que pretendan darle y el diseño.

portadaantiguos

Siguiendo con la serie de artículos sobre las características de los modelos según la procedencia del fabricante, en Todoautos.pe explicamos las particularidades de los autos europeos. Tras los japoneses, éstos son los mejor valorados en el mercado.

Para empezar, hay que destacar que las marcas son un fiel reflejo de su sociedad, de su cultura y sus gustos. Además, también influye el contexto social y político existente en el momento de la creación de las empresas automotrices. En el caso de Europa, el auge de éstas se dio en plena posguerra y en medio de una crisis financiera grave, por lo que era prioritario ofrecer autos pequeños, baratos y de poco mantenimiento.

Quizá ese factor influyó bastante en los gustos y preferencias de los europeos. Un vehículo pequeño, práctico y fácil de estacionar es ideal para moverse por las angostas calles del viejo continente. Además, el auto debe lucir, por lo que es preferible que tenga una línea bonita y dinámica.

autoseuropeosportada

Sin embargo, entre los propios europeos existen diferencias que responden a las culturas de los distintos países. No es lo mismo un auto ruso, robusto y poco trabajado, que uno del sur de Europa (España e Italia) o del noroeste (Francia, Inglaterra y Alemania).

Pero la funcionalidad es lo primero. Un europeo elige un carro dependiendo de para qué lo vaya a usar. Así, existen diferentes tipos de carrocerías que cumplen diferentes funciones y cubre un tipo de público distinto. Los hatchback y los sedanes han reinado hasta la entrada con fuerza de las SUV, aunque éstas todavía están reservadas a las familias que viajan mucho.

autoseuropeosinterior2

Los vehículos alemanes son elegantes y están a la vanguardia europea en tecnología y eficiencia en el consumo. Por eso Mercedes Benz, Volkswagen, Audi y BMW son sinónimos de estatus y señorío. En cambio, Fiat y Seat, que al inicio compartían carrocería, se han caracterizado por ser vehículos prácticos y sencillos. Francia tiene aspectos de ambos, una mezcla entre la elegancia alemana y la funcionalidad sureña, con Renault, Citroën y Peugeot.

El interior es sobrio y sin muchos alardes. El habitáculo debe ofrecer el máximo confort posible y debe disponer de un tablero sencillo y estético, donde predomine el negro y los acabados cromados, plateados o de cuero.

Y a todo esto hay que añadir el aspecto del consumo. Los motores de estos vehículos suelen variar dependiendo de la carrocería, aunque la tendencia actual es hacerlos de menor cilindrada para mejorar la eficiencia. Además, incorporan sistemas electrónicos que ayudan al ahorro de combustible y el diseño de la carrocería es muy aerodinámico.