Dime qué auto tienes y te diré quién eres.

¿Quién no ha sentido emoción al ver un determinado vehículo? Según un estudio, en el frontal de los vehículos vemos caras y les aplicamos caracteres.

hombre_auto_320

Un estudio realizado por las universidades de Viena y Florida, revela que, al mirar el frontal de un vehículo, vemos una cara y, además, extrapolamos la capacidad de obtener información de los rasgos humanos. 

Para el estudio, se tomó una rejilla base y sobre ella se dibujaron las líneas maestras de un auto. La cuadrícula se distorsionaba y las imágenes resultantes se enseñaron a una muestra de 40 personas entre 19 y 33 años.

La mayoría de los entrevistados estuvo de acuerdo en que los autos presentaban ciertos rasgos. Los autores llamaron ‘rasgos de poder’ a los que desprendían madurez, dominio, arrogancia y llamaron ‘rasgos de sociabilidad’ a las caras que eran felices, agradables o infantiles.

Pero, ¿el carácter se relaciona con la personalidad de su conductor? El estudio no llega a una conclusión, pero el director de diseño de Seat, Luc Donckerwolke, fue tajante y señaló que “muchos utilizan su auto como viagra social, el auto compensa las debilidades de cada uno”.

Para Ángel Zurdo, profesor de sociología de la Universidad Complutense de Madrid, el vínculo entre el consumidor y el auto se articula en torno al significado social que proyecta el vehículo más que con el propio diseño.

Según el especialista, nosotros le otorgamos un significado al diseño del vehículo. El valor simbólico del auto y su relación con nuestra identidad social (estatus socioeconómico, género, edad) es más potente que el diseño al momento de tomar la decisión de compra.

Así que, si logras identificar ciertos rasgos humanos en tu auto, te gusten o no, también son los tuyos.

INOCENTE

Sus faros son circulares y están cerca de la parrilla y del eje central; sus formas son redondeadas y no están definidas. Además, suelen ser estrechos y altos como este Volkswagen New Beetle.

inocente_2

MADURO

Los autos van adquiriendo madurez a medida que su capó se hace más ancho y sus faros pierden la forma redondeada, como los tiene uno ‘inocente’. La altura hasta el suelo disminuye y la parrilla se hace más ancha. Un buen ejemplo de esto es el Skoda Octavia.

maduro_1

JUVENIL

A medida que el auto se ensancha y sus faros pierden la forma redondeada, sus rasgos van ‘creciendo’ y el auto se va ‘haciendo mayor’. Por ejemplo, este Mazda2 presenta el capó más ancho, el parabrisas más estrecho y la parrilla se vuelve prominente.

juvenil_2

AGRESIVO

Aquí, la parrilla y el capó son mucho más anchos. Faros como los del Audi Q7, que son más estrechos, se encuentran lejos del eje central. Además, la distancia hasta el suelo se acorta. Mientras más bajo sea el auto,  mayor sensación de poder transmitirá.

agresivo_1