Biodiésel en Perú, ¿por qué no se masifica su uso?

Cuando el mercado de los combustibles alternativos existe, pero no llega o emerge en Perú, te empiezas a preguntar dónde está el problema ¿Falta de incentivos estatales? ¿Desinformación? ¿Monopolio petrolero en el país? Todas las respuestas a estos cuestionamientos (y demás) pueden terminar en un sí.

 

biodiesel-en-peru-por-que-no-se-masifica-su-uso

 

Bajo el título ‘’Biodiésel en Perú: ¿La solución contra la contaminación ambiental? (Parte I)’’, te presentamos la primera parte de la conversación que tuvimos con Jesús Herreras, director de Reborn Perú.

A manera de resumen, te explicamos cómo es que Jesús obtiene este combustible ecológico a partir del aceite vegetal usado, así como las ventajas económicas y medioambientales que el producto presenta. Pero han quedado algunos temas pendientes.

EL BIODIÉSEL Y SU MASIFICACIÓN

Si estamos hablando de un combustible con cero emisiones de CO2 y económico para el bolsillo ¿por qué no es más comercial? La respuesta podemos dividirla en dos: el recurso del aceite vegetal usado es empleado en otros fines (distanciados de los combustibles ecológicos) y existen algunos obstáculos gubernamentales.

El primero podemos denominarlo como el ‘mercado negro del aceite usado’ que, por cierto, no es un punto distante del biodiésel que te venimos hablando. Se trata de un escenario ilegal que ocurre en el sector gastronómico, según apuntó el director de Reborn Perú, y que, de regularizarse, podría beneficiar a toda la población y próximas generaciones en términos de salud y de medioambiente.

Para entenderlo mejor, este mercado negro del aceite usado se divide así: uno para la alimentación de los cerdos y el otro para la venta. ‘’En las madrugadas hay unos camioncitos que pasan por los restaurantes a recoger basura orgánica. A esa basura se le echa aceite usado para que el chancho trague, gane peso y grasa; y eso es ilegal pero la mayoría lo hace’’, explica.

¿Sorprendido? Espera, aquí viene la otra parte. El segundo apartado, según agregó Jesús, es que hay gente que lo acopia, lo limpia y lo vuelve a envasar para ofrecerlo en pollerías o comercializarlo como nuevas marcas a distintas zonas de Lima.

Haciendo hincapié en el acopio de aceite usado para la posterior venta a restaurantes, se trata de una comercialización a puntos gastronómicos sin control municipal; o sea, locales informales que, según declaró a un diario nacional en el 2015 Javier Hundskopf, presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes y Afines (Ahora), suman un 75% del total.

NO ES EXCLUSIVO DE PERÚ

Este tipo de mercados no solo ocurren en Perú, sino en otros países como México, solo que la diferencia entre ambas es que en este último el aceite usado se roba y se vende a refinerías dedicadas a convertirlo en biodiésel.

‘’La mayoría de los restaurantes contratan a procesadores de desechos para deshacerse del aceite tras algunos días de uso. La National Renderers Association, un grupo de la industria, dice que hasta 75 millones de dólares se extraen ilegalmente todos los años, y gran parte termina en las refinerías. Los precios del biocombustible vienen disparándose, lo que aumenta el incentivo para ladrones cada vez más audaces y astutos’’, se lee en una nota de Economía Hoy México.

biodiesel-en-peru-por-que-no-se-masifica-su-uso-2

Por supuesto en nuestro país el escenario podría cambiar si se trabajara de la mano con la Ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos. Esta ley valoriza los residuos considerándolos como un ‘’potencial recurso económico’’ cuya utilidad sería bien aprovechada en actividades de reciclaje de sustancias inorgánicas y metales, así como en generación de energía (algo como el biodiésel, ¿no?), entre otros.

En Shanghai, por ejemplo, el mercado negro del aceite usado también existe solo que allí las autoridades han intervenido a través de proyectos para reciclarlo y convertirlo en combustibles alternativos y metano mediante la fermentación anaeróbica, de acuerdo el China Daily.

¿Y POR QUÉ NO PASA LO MISMO EN PERÚ?

He ahí el problema. Parece que en nuestro país la masificación del biodiésel no solo tiene su variante fílmica de terror llamada ‘mercado negro del aceite usado’, sino que la saga continúa con el largometraje ‘trabas gubernamentales’.

Retomando la conversación, Jesús recuerda que la campaña del reciclaje de aceite usado se inició hace dos años y, ante la sorpresa por el periodo de tiempo, nos preguntamos si no había buscado presentar el proyecto al Ministerio del Ambiente o al Ministerio de Energía y Minas.

‘’Hay pautas legales que no permiten que el ministerio pueda apoyar a la empresa privada’’, contesta el directivo. Asimismo, nos comentó que reunirse con las municipalidades para impulsar esta iniciativa fue ‘’terrible’’; sin embargo, gracias al post del MINAM, el tema comenzó a proliferar. Vecinos de Lima y provincia empezaron a llamar a Jesús para trabajar como proveedores.

‘’La disposición de la gente (de sumarse al concepto medioambiental) está, el común denominador de la gente, está. Quiere apoyar, quiere hacerlo’’. Entonces, ¿quién no está? -preguntamos. ‘’Los políticos, quienes están arriba, en el sector privado y en el sector público. Si hubiera un cambio en este tema, en menos de cinco años el Perú puede ser una potencia de biomasa increíble’’, afirma.

biodiesel-en-peru-por-que-no-se-masifica-su-uso-3

Entonces queda claro. La población sí está interesada en las ideas e iniciativas pro ecológicas, ya hay prueba de ello según Herrera. Lo que pasa más arriba, no lo sabemos. Puede que aquí entren a tallar muchas aristas como desinformación, desidia o, peor aún, una fórmula de ambas.

¿DIÉSEL VS. BIODIÉSEL?

Pero dejemos por un momento el apoyo estatal a un lado (ojo que esto no es un tema nacionalista, sino de deber) y pasemos al plano comercial. La libertad de comercializar biodiésel o cualquier otro combustible alternativo ¿qué ocurre en este escenario?

Jesús explica que la comercialización de biodiésel en el país no es masiva por un tema de monopolio. ‘’El Estado peruano a mi me prohíbe vender el biodiésel a un grifo por sus normas, no hay nada técnico. (...) Estás chocando con todo el mercado extranjero’’, puntualiza.

Pero no hablamos de un duelo comercial entre el diésel y el biodiésel, el enfrentamiento no es tan voraz. Herrera sabe que la venta masiva de biodiésel no afectaría el mercado porque la producción tampoco es a gran escala. Deducimos que es complejo enfrentarse a un mercado negro de tal envergadura. A lo que sí apunta es que, sea cual sea, la producción del biodiésel va a ayudar a disminuir las emisiones de efecto invernadero.

Desde TodoAutos.pecreemos en las prácticas orientadas a mejorar el entorno en el que nos encontramos. El objetivo puede ser vial o ambiental, como ahora. Lo importante es conocer, saber que hay algo más de lo que nos ofrecen, soluciones al alcance de la mano o de un aceite usado. Y es que quizás la fórmula no es tanto pedir, sino dar.

Más en TodoAutos.pe…

Si quieres recibir nuestro boletín semanal, puedes suscribirte de forma gratuita haciendo clic aquí. Asimismo, no te olvides de seguirnos por Facebook y de suscribirte a nuestro canal oficial de Youtube