Érase una vez… Una marca de autos llamada Playboy

Puede sonar a broma, pero lo cierto es que el nombre de Playboy en sus inicios no estuvo relacionado con ‘conejitas’, sino con el sector automotriz. ¿Quieres conocer la historia? Sigue leyendo.

marca de autos Playboy

Resulta que no todo es lo que parece y hay ocasiones en las que la historia puede sorprendernos. Esto es precisamente lo que ha ocurrido con el inesperado origen de la mundialmente conocida marca Playboy.

Allá por los años 50, cuando aún no existía la conocida revista, tres emprendedores se aventuraron en la fabricación de un vehículo compacto y decidieron hacerlo bajo la marca Playboy. Los emprendedores eran Louis Horowitz (un empresario de origen lituano que comenzó como vendedor en un concesionario), Charles D. Thomas (un ingeniero formado en General Motors) y Richardson Normando (un mecánico automotriz).

 Louis Horowitz, uno de los creadores de la marca de autos Playboy

En concreto, corría el año 1946. La Segunda Guerra Mundial acababa de terminar y el mundo se recuperaba de sus terribles secuelas. En Estados Unidos los años 50 fueron un auténtico boom del consumo y la clase media americana comenzó a comprar casas, coches y electrodomésticos a un ritmo nunca antes visto.

En ese contexto, no parecía una idea descabellada lanzarse a la fabricación de vehículos, sin embargo, la empresa de estos tres emprendedores no tuvo el éxito esperado.

Autos Playboy

La idea inicial era fabricar vehículos compactos de buena calidad cuyo precio no pase de los 1000 dólares. Su principales públicos eran familias que buscaban un segundo vehículo y jóvenes deseosos de un auto económico.

Con esta idea en mente crearon la marca en 1946 y la bautizaron como Playboy Motor Car Corporation con sede en Buffalo, Nueva York.

Convertible y económico

El primer modelo que fabricaron era un vehículo con carrocería monocasco, compacto, de dos puertas y con un techo rígido que se plegaba de forma manual y muy sencilla. Tenía capacidad solo para tres personas y bajo el capó llevaba dos opciones de motorización.

Por un lado optaron por un motor Continental de cuatro cilindros, con un volumen de 2.0 L, eje de levas y válvulas laterales que ofrecía una potencia de 38 hp a 3400 rpm y un torque máximo de 12 Kgm a 1500 rpm. La caja de cambios era manual de tres velocidades.

Autos Playboy
Como alternativa, fabricaron algunas unidades con un motor de mayor potencia, un Hércules de cuatro cilindros y 2.2 L, que entregaba 46.5 hp a 3200 rpm y un torque máximo de 13.6 Kgm a 1875 rpm. La transmisión también era manual de tres velocidades.

En total solo se llegaron a fabricar 97 unidades; de las cuales 36 llevaban el motor de 2.2 L y 61 el de 2.0 L.

Escasas ventas y pocos inversores

A pesar de tratarse de una idea buena y un buen producto, la realidad era muy distinta. Las ventas no despegaban y los inversionistas escaseaban.

Una parte del problema era que el público al que iba dirigido tenía cierto poder adquisitivo y podía permitirse adquirir un segundo auto, pero no buscaba que fuera tan 'barato' sino un vehículo algo más sofisticado que los Playboy.

En el 1948, con la intención de atraer a inversionistas, diseñaron y presentaron una station wagon familiar para cinco ocupantes, pero el proyecto fue desechado por ser demasiado costoso.

Autos Playboy

La publicidad y el esfuerzo de sus tres creadores no fue suficiente para mantener la empresa a flote. El 949 fue el último modelo Playboy, pero ni siquiera llegó a ser lanzado, y luego de cuatro años de su fundación, Playboy Motor Car Corporation no tuvo más remedio que declararse en bancarrota.

Años después, concretamente en 1952 y 1959, se realizaron intentos de reflotarla, pero fue en vano. De modo que en 1962 el stock restante fue vendido a un coleccionista privado, quien se quedó con algunas unidades para su colección y vendió el resto.

Hoy en día se estima que solo existen 43 unidades en uso de la marca Playboy, y no son nada fáciles de encontrar para los coleccionistas.

Playboy, de marca de autos a nombre de revista

Te preguntarás cómo llegó Playboy a ser nombre de la conocida revista para adultos. Pues bien, casualmente, una de las empleadas en la fábrica Playboy era amiga de Hugh Hefner y tras la quiebra y desaparición de la empresa de autos, le sugirió rescatar el nombre para una revista que Hefner tenía en mente. Y así surgió la famosa revista. Curioso, ¿no?

Fuente: Noticias.coches y ConfidencialColombia

Más en TODOAutos.pe

8 canales de youtube sobre autos en español que debes seguir sí o sí
Fast&Furious: Los mejores autos de la saga hasta el momento
Mujeres en el sector automotriz, ¿estamos avanzando?

Si quieres recibir nuestro boletín semanal, puedes suscribirte de forma gratuita haciendo clic aquí. Asimismo, no te olvides de seguirnos por Facebook y de suscribirte a nuestro canal oficial de Youtube