Consejos para cuidar tu motor con turbo

Los motores con turbocompresor brindan un aporte extra de potencia y ameritan cuidados en específico. Sin embargo, la mayoría de usuarios ha tenido vehículos alimentados de manera atmosférica; por ello te recomendamos aquí ciertos tips a seguir para darle el debido mantenimiento y evitar averías graves.

Consejos para cuidar tu motor con turbo

Por: Jeraldine Guevara

Un motor turboalimentado tiene más potencia debido a que cuenta con más oxígeno del estándar normal. ¿Cómo lo logra? Gracias a un sistema de presurización del aire limpio de admisión a través de una turbina que es movida con los gases de escape.

Usualmente son incorporados en motores de combustión interna alternativa, como por ejemplo, en los motores diésel modernos y también en los motores de gasolina, como los que tienen baja cilindrada. Además de aumentar la potencia, es conocido por rebajar el consumo y las emisiones en la prueba de homologación.

Por lo mismo que brinda estos beneficios, el motor tiene más elementos que podrían averiarse. Como hemos comentado, es usado cuando se requiere una mayor potencia, por lo que trabaja a una alta temperatura y con una lubricación concreta. De no tener estas condiciones puede desgastarse y generar la rotura; o incluso partes internas del motor pueden verse afectadas. ¡No permitas que esto pase! Ya que la solución es solo un nuevo motor.

Sigue estos tips para darle el cuidado ideal y así evitar futuras molestias.

Cuando arranques espera un minuto a ralentí

Consejos para cuidar tu motor con turbo-1

Este tip es importante para prolongar la vida de tu motor. Cuando arranques, espera unos minutos al ralentí y procura no hacer acelerones. El turbo necesita lubricación, con este tiempo de espera el aceite coge un poco de temperatura cuando el auto está frío; si no le das el tiempo estimado se producen daños por rozamiento que a la larga son bastante dañinos.

Asimismo, se recomienda conducir suave durante los primeros diez minutos.

Arrancar sin pisar el acelerador

Consejos para cuidar tu motor con turbo-3

En general, se recomienda hacer esto para todos los autos. Pero en el caso de los diésel se debe poner más atención ya que están sometidos a esfuerzos y puede bajar su durabilidad. Lo mejor es arrancar siempre con embrague pisado y sin acelerar.

El objetivo es el mismo, que el aceite llegue a todos los rincones de nuestro motor turbo, de forma que esté lubricado, antes de que tenga que ponerse a trabajar.

Si el motor está en frío no realices conducciones deportivas

Y tampoco hagas acelerones, como te mencionamos. El turbo debe estar bien lubricado, para lo cual se necesita de unos quince minutos, de esta manera el refrigerante y el aceite llegan a su temperatura ideal. Por ejemplo en invierno, el aceite no actúa bien con los cambios bruscos de temperatura, ya que puede cristalizarse.

Utiliza filtros y aceites de buena calidad

El aceite es la clave y elemento crucial para el buen funcionamiento del motor. Mayormente se recomienda usar uno de tipo sintético de buena calidad. Los motores turbo consumen más aceite, por eso te recomendamos llevar un bidón en tu auto para evitar complicaciones.

Con relación a los filtros, esto impiden la entrada de impurezas y residuos del aceite, por lo mismo, deben ser de alta calidad.

Mantenimiento mecánico

Consejos para cuidar tu motor con turbo-2

Pese a que los fabricantes comúnmente recomiendan que el mantenimiento se haga cada 15,000 km, es solo un estimado. Es recomendable adelantarlo un poco.

El aceite se va degradando con su uso, por eso es mejor mantenerlo en buen estado. Los cambios de este deben hacerse cada 10,000 km; si no tienes este kilometraje en un año, es recomendable hacerlo transcurrido un año desde el último mantenimiento.

Si nos pasamos más de 5.000 km nuestro motor podría correr peligro.

¿Qué hacer al detener el auto?

Al igual que al encenderlo, es importante que dejes el motor al ralentí un par de minutos. Gracias a esto el turbo se enfriará y se lubricará bien y a su vez, se bajarán las revoluciones de la turbina.

Si apagas de golpe tu motor, el aceite del interior del turbo se acaba carbonizando al tener una temperatura tan elevada. Esto ocurre especialmente con los turbo gasolina ya que alcanzan mayor temperatura que un diésel.

Al primer aviso, llévalo al taller

Prevenir es mejor que lamentar. Otro truco para prolongar la vida activa del turbo es nunca forzarlo si notas un ruido o algo raro en su funcionamiento: fallas de potencia, humo azulado en el tubo de escape, silbidos excesivos o mayor consumo de aceite. De tener estos síntomas, lo mejor es llevarlo al taller de confianza.

Estos prácticos consejos puedes aplicarlos en tu uso diario. Tenlos en cuenta para que tu auto tenga el desempeño ideal.

Más en TODOAutos.pe...

 

Dinos de qué color es el humo que sale de tu auto y te diremos qué significa

10 creencias erróneas sobre el ahorro de combustible

¿Sabes cuáles fueron los mejores prototipos del 2016? Conócelos aquí

Si quieres recibir nuestro boletín semanal, puedes suscribirte de forma gratuita haciendo clic aquí. Asimismo, no te olvides de seguirnos por Facebook y de suscribirte a nuestro canal oficial de Youtube