Divemotor estrena sala de asistencia técnica en La Victoria

El taller cuenta con áreas diferenciadas para cada marca, así como espacios para la recepción y modernos instrumentos de diagnóstico inmediato.

Directivos de Divemotor, reunidos en su nuevo centro de servicios

La representante peruana de las marcas Jeep, Dodge, Mercedes Benz, Chrysler y Ram, Divemotor, hizo la presentación oficial de su nueva planta de asistencia técnica en Santa Catalina, distrito de La Victoria. Esta implementación responde, según sus directivos, al deseo de poder ofrecer servicio técnico de calidad ante el gran aumento de sus clientes, así como enfatizar la postventa como un aspecto fundamental en la venta de un vehículo.

Este nuevo ambiente de trabajo, que bordea los 6 mil metros cuadrados, costó a Divemotor alrededor de US$ 3 millones y está organizado en base a la idea de perfeccionar los flujos de trabajo técnico y permitir al cliente una experiencia placentera al recibir este servicio. Así lo sostuvo el gerente de postventa de la empresa, Rodrigo Santamaría.

"Sin duda este taller fue creado pensando en optimizar las condiciones de atención al cliente, así como los procesos internos del taller y su productividad", señaló el directivo. Así mismo, Santamaría describió a grandes rasgos los espacios que componen el ambiente en cuestión, dentro de los cuales resaltó la calidez de las nuevas salas de espera para los clientes de Mercedes Benz y Chrysler.

Mejor asistencia en menos tiempo

Como parte del esfuerzo de Divemotor por cumplir con la hora y media de espera máxima que promete a sus clientes, el taller cuenta con un espacio de diagnóstico rápido "3 en 1" en el que se revisan la dirección, la suspensión y los frenos. Del mismo modo, como expuso Santamaría, el área posee un conjunto de equipos de diagnóstico electrónico -Diagnosis, Wi Tech, Star Mobile, entre otros-, que permiten incluso obtener un reporte impreso para el cliente.

Entre otros detalles del referido taller de asistencia técnica se tiene un lavadero de tres líneas de producción que evita mantener en cola a los vehículos, y un grupo de talleres para la reparación de componentes. Merece especial atención una oficina dentro de este ambiente, dedicada exclusivamente a la recepción de información y administración de los tiempos de trabajo, en respuesta a la gran cantidad de datos técnicos que se debe transmitir al personal.

Durante la exposición de Santamaría, se mostró también una extensa área asignada a la recepción de los vehículos. Los espacios están divididos de tal modo que sirvan de estacionamiento tanto a los autos que han sido traídos para su asistencia técnica, como a los que acaban de ser dados de alta. Hasta ese lugar, un asistente de servicio sale al encuentro del cliente para recibirlo.

Diversidad de servicios y logística asegurada

La presentación del taller contó también con la presencia de directivos de Divemotor, entre ellos Gonzalo Carriquiry, gerente comercial de autos y camionetas, y Lucio Wong, gerente de repuestos de la empresa. Ambos funcionarios coincidieron en subrayar la relevancia de capacitar permanentemente al personal, de manera tal que se mantengan actualizados.

"El mejor vendedor siempre es nuestro equipo de postventa y el taller que hemos visto el día de hoy muestra eso. (...) Vender puede ser a veces muy sencillo, pero darle el servicio que en Divemotor queremos darle al cliente, es donde realmente se marca la diferencia", expresó Carriquiry.

"Tenemos un sistema de capacitación que partimos en dos partes: una es la capacitación que nos hace la fábrica (...) y además nosotros tenemos nuestros propios instructores, que lo que hacen es multiplicar esa capacitación para mantener actualizado a todo nuestro personal, de forma permanente", dijo por su parte Rodrigo Santamaría.

Con la creación de este nuevo taller, Divemotor espera permitir la atención vehicular de más de 1,200 unidades al mes, así como una facturación de US$ 10´200,000, un 30% más que el año pasado. Vale decir que el ambiente inaugurado ofrece desde los servicios más básicos, como mantenimiento preventivo y correctivo, hasta trabajos de alineamiento, frenos, desabolladura, pintura, etc.