Impresoras 3D, ¿una revolución en la fabricación de autos?

Cada día descubrimos nuevos y sorprendentes usos de la impresión en 3D como prótesis médicas que ayudan a salvar vidas o complejas piezas de ingeniería que no podían ser fabricadas hasta ahora. El sector automotriz lleva años utilizando las impresoras 3D para imprimir piezas para sus prototipos. Pero parece que eso está a punto de cambiar. ¿Conduciremos en un futuro autos salidos de una impresora en 3D?

impresoras 3d 5

La tecnología de impresión en 3D ha sido (y es) muy útil en campos como en el de la medicina, las telecomunicaciones e incluso la gastronomía. Lógicamente, el mundo automotriz no iba a quedarse atrás.

Algunas de las ventajas de fabricar piezas mediante esta tecnología es que se abaratan costes, los materiales son más ligeros, el proceso de fabricación es más ‘green’ y se pueden imprimir piezas con diseños más complejos. Por estas razones, muchos fabricantes como
BMW utilizan esta tecnología para fabricar sus prototipos.

impresoras 3d 4

Local Motors, es uno de los fabricantes que lleva ventaja en este campo ya que hace poco presentó su primer auto impreso con tecnología 3D. Su nombre es Strati y es un auto eléctrico, biplaza y totalmente funcional. ¿Cómo lo lograron? Imprimieron las piezas por separado (a excepción de algunos componentes como el motor o la batería) y luego las ensamblaron en solo 44 horas. Increíble, ¿no?

Razones por las que la tecnología 3D va a revolucionar la forma en la que se fabrican los autos:

- Permite diseños más flexibles y abiertos a la innovación: Una de las grandes ventajas en este proceso es que las restricciones en el diseño disminuyen. Esta técnica te permite tener mucha más libertad a la hora de incluir funciones personalizadas o nuevas funcionalidades como geometrías complejas, cableado eléctrico a través de estructuras huecas o estructuras de materiales ligeros. Esto abre todo un abanico de posibilidades para los diseñadores de autos.

impresoras 3d 2

- La cadena de suministro se transformará al necesitar menos herramientas. Gracias a esta tecnología se produce solo lo necesario, sin necesidad de fabricar otras herramientas o piezas que estarían implicadas en la fabricación de las piezas de autos. Además, la producción de componentes ligeros reduce el coste de manipulación y transporte. Esto permite que los fabricantes dispongan de más flexibilidad para responder a las necesidades de sus clientes y las demandas del mercado sin tener que realizar grandes inversiones en implementación.

-Cadena productiva más sostenible y menos agresiva con el medio ambiente. Fabricar un auto con esta tecnología implicaría un impacto medioambiental mucho menor que el que se hace en la fabricación de los autos actuales, con una huella de carbono significativamente menor por cada auto fabricado. Aunque las impresoras 3D funcionan con energía, la cantidad gastada en la fabricación de un auto completo seguiría siendo mucho menor que en la forma tradicional. Además, los materiales utilizados son reciclados.

-Producción de piezas más veloz. Otra ventaja clave es la velocidad con la que una impresora 3D es capaz de ‘imprimir’ una pieza. Esto influirá en el proceso de diseño y el de desarrollo de cada modelo.

Impresoras 3d

¿Cómo funciona una impresora 3D?

Es similar a la impresora de tinta; primero escanea la pieza que se quiere imprimir, crea un modelo digital por ordenador y la imprime. Pero no con tinta, sino con plástico (u otro material) que se endurece por capas de una milésima de milímetro con rayos ultravioleta. La impresora va acumulando una capa sobre otra hasta crear el objeto deseado, según explica Andreas Pfeffer, de la empresa alemana de recambios Wulf Gaertner Autoparts.

El material utilizado puede ser plástico, goma, metal e incluso materiales compuestos. Aún es caro, pero los costos se irán abaratando a medida que la tecnología se desarrolle y expanda. Firmas exclusivas como Lamborghini u Honda han estado haciendo uso de la impresión 3D durante casi 3 décadas.

Fuentes: 3dprint.com