Carros sin conductor: También Reino Unido promueve su fabricación

Ya están listos para ser puestos a prueba. La tecnología de vanguardia de estos prototipos les permite reconocer obstáculos en en el camino.

driverless

No solo Google tiene como objetivo hacer carros que se conducen solos. El gobierno del Reino Unido ha presentado sus propios prototipos, disponibles a modo de prueba desde la primavera del 2015 en el corazón de cuatro ciudades británicas: Greenwich, Bristol, Milton Keynes y Coventry. Aunque el diseño varía, todos fueron construidos con la misma premisa: un futuro vehicularmente más seguro, menos congestionado y… liderado por el Reino Unido.

Según el secretario de negocios (“business secretary”) del R.U., Vince Cable, el proyecto ha recibido un aporte estatal de 9 millones de libras esterlinas (más de US$ 13 millones), con lo que pretenden ponerse a la vanguardia de esta clase de tecnologías automotrices.

“Los proyectos en los que estamos invirtiendo (...) nos ayudarán a garantizar nuestro liderazgo mundial en este terreno y beneficiarnos de lo que se espera será una industria de 900 billones de libras para el 2025”, explicó Cable al diario británico The Guardian.

Microbús estilo “Carrito de Golf”

¿De qué tipo de vehículos autónomos estamos hablando? Se trata de tres prototipos distribuidos en las ciudades antes señaladas. Por ejemplo, en Greenwich, una especie de microbús, muy similar a un carro de golf, circulará de ida y vuelta por la Plaza de North Greenwich, al costado del estadio olímpico O2.

driveless-cars-united-kingdom

Créditos: Times.com

Según el director general de Phoenix Wings y creador de este carro concepto, Pierre Lefevre, su vehículo es operado eligiendo una ruta determinada a través de una pantalla táctil. Asimismo, consigue avanzar sin problemas con la ayuda de un radar, cámaras, detectores de luz y sensores ultrasónicos para garantizar que el camino está despejado.

“Funciona como un murciélago”, comenta Lefevre, quien además señala como la principal razón que lo llevó a crear este transporte fue “evitar que los vehículos particulares sean estacionados en las calles”, empleados usualmente para llegar al tren subterráneo. Este pionero ha propuesto así una nueva forma de “conectar a la gente desde los trenes hacia sus trabajos o áreas residenciales”.

Cápsula móvil con 21 sensores

De otro lado, los británicos también verán también un carro eléctrico de dos asientos patrióticamente decorado con la bandera del R.U. En esta especie de cápsula, un equipo de 21 sensores está enlazada a una Macbook Pro en su espalda, la misma que en el lapso de tres años elaborará mapas en 3D de su recorrido a lo largo de la acera entre la estación de tren de Milton Keynes y el centro comercial.

Catapault Pod morning-057.0

Créditos: Technobuffalo.com

“Es posiblemente un reto más difícil que el que Google está asumiendo, pues una vereda es un lugar menos predecible que una pista, sin niños corriendo en ella”, explicó al prestigioso diario británico, Jez Coates, ingeniero en jefe de la fabricante RDM . Esta empresa planea construir 40 de estas cápsulas.

Por su parte, Steve Yianni, director ejecutivo de Transport Systems Catapult, operadora que lidera este proyecto en Milton Keynes, comentó que a pesar de que la tecnología de este auto eléctrico es similar a la de Google, es mucho menos costosa. Además, consideró que “tomará un tiempo antes de que la gente se acostumbre”.

Solución a recorte de presupuesto

Durante las pruebas, el vehículo será conducido por alguien a través de un timón incorporado, pese a que ha sido diseñado para ser autónomo. No obstante, el líder del consejo de Milton Keynes, Peter Marland, ve en este prototipo una solución a la reducción de presupuestos en transporte público.

“(Con este proyecto) estamos ahorrando 22 millones de libras, en gran parte provenientes del servicio de buses. ¿Cómo conseguimos que la gente se transporte sin el uso de vehículos con 60 asientos?”, se pregunta Marland. “La solución podría ser el cruce entre un taxi y un bus”, propone como respuesta.

Respecto al tercer vehículo, su nombre es “The Wildcat” (El Gato Salvaje), desarrollado durante largo tiempo por sistemas BAE y será puesto a prueba en la ciudad de Bristol. Sin embargo, en líneas generales, “existen todavía obstáculos tecnológicos” a resolver en estos carros, como asegura Nick Reed, técnico líder del proyecto en Greenwich. Pese a esto, el mayor reto por ahora es preparar al público, las regulaciones y el área de conducción para el cambio.

Con información de: TheGuardian.com/uk