Carros eléctricos: Crean batería con 1,000 km de autonomía y más potencia

Su origen es español. El material del que está hecha esta batería triplica la potencia de aquellas usadas por carros eléctricos de nuestros días.

grabat-bateria-electricosFinal2

Dos empresas españolas, Graphenano y Grabat Energy, en equipo con la Universidad de Córdoba (España), han desarrollado una batería que resuelve los problemas más comunes de las que hacen funcionar un carro eléctrico: tiempo de autonomía (duración en uso), potencia y velocidad de carga.

Detrás de estas cualidades se encuentra el grafeno, carbono puro con una estructura química diferente. El material fue descubierto en el 2004 y permitió ganar el Premio Nobel de Física a sus descubridores, los doctores Andre Geim y Konstantin Novoselov de la Universidad de Manchester.

Ahora bien, la batería en cuestión está hecha de polímeros de grafeno y, aunque no es el único uso que se está intentando darle gracias a sus cualidades físicas y químicas, este desarrollo supondría un avance muy importante para la joven industria de los carros eléctricos.

Más duraderas, más potentes, menos costosas

Una de sus cualidades más celebradas es su tiempo de autonomía. Las nuevas baterías duran hasta cuatro veces más que las tradicionales de hidruro metálico y dos veces más que las de ión litio, las más avanzadas en la actualidad. Por esta razón, podrían permitir hasta mil (1,000) kilómetros de autonomía.

grabat-bateria-electricosFinal

Por otro lado, minimizan el porcentaje de energía desperdiciado durante su uso. Un ejemplar convencional de ión litio posee una densidad de entre 140 a 160 Wh/Kg, mientras que la más avanzada, hasta 400 Wh/Kg. Las de grafeno superan los 600 Wh/Kg, es decir, ofrecen el triple de potencia que la mejor tecnología actual en el mercado.

En tercer lugar, el tiempo de carga no va más a allá de los ocho minutos. Un carro eléctrico podría cargarse así de rápido, frente a los 25 o 30 minutos que hace falta actualmente para suministrar energía a las baterías de iones litio de un e-car promedio, a una potencia de 50 Kw.

Por último, y tan importante para la industria como para los consumidores, el costo de estas baterías de grafeno sería 77% menor a las de ión litio, según sus desarrolladores.

Tamaño aún por resolver

Aquí hace falta hacer una precisión importante. Todavía es necesario que las baterías de grafeno que se construyan no ocupen tanto espacio, pues si bien pueden ofrecer más energía y a la vez ser menos pesadas que otras baterías, el lugar para una batería en el carro suele ser reducido.

El hecho es que una cosa es la densidad energética en masa de una batería y otra la densidad energética en volumen. La primera tiene que ver con la energía que es capaz de ofrecer un cuerpo con determinado peso y la otra con el espacio que ocupa ese mismo cuerpo. Los creadores de las baterías de grafeno ya están trabajando para hacerlas menos voluminosas.

grabat-bateria-electricosFinal3

Demasiada energía requerida

Otro inconveniente es que aunque se pueden cargar más rápido, para hacerlo desde cero haría falta una potencia de carga demasiado alta. Hoy en día un carro eléctrico ofrece una energía de 13 kWh por cada 100 km. Si esto es así, que el nuevo invento tenga 1,000 km de autonomía significa que ofrece unos 130 kWh de energía.

Tomando en cuenta que las mejores baterías en la actualidad ofrecen una energía de más o menos 50 kWh y toma cargarlas 25 minutos, para que la batería de grafeno esté al tope de sus condiciones tomarán por lo menos 60 minutos (o una hora). Y si quisiéramos cargarla en solo ocho minutos tendremos que cargarla con una potencia aproximada de 1,000 kW.

No obstante, la solución podría ser que se hagan cargas parciales, es decir, de un 25% más o menos. Con un supercargador de 130 kW bastarían 15 minutos para recuperar 250 km de autonomía, lo suficiente para continuar con nuestro viaje.