El conducir con una buena postura nos ayudará a viajar cómodos

Los malos hábitos que adoptamos al conducir suelen ser los causantes de numerosas molestias y hacen que nuestro cuerpo pierda reacción.

conduccion-eficiente-3

El conducir un auto puede ser una experiencia fantástica o convertirse en un cúmulo de errores que reducen nuestra seguridad. Muchas veces los conductores con “bastante kilometraje encima”, adoptan ciertas posturas que provocan dolores de espalda insoportables. El arte de conducir requiere de toda nuestra atención.

Las situaciones de peligro se pueden presentar en cualquier momento. Una buena postura al conducir minimizará el peligro, el cansancio y la fatiga que se produce cuando se está frente al volante. Aquí unos cuantos consejos para evitar errores involuntarios cometidos al manejar.

El asiento es lo primero

Antes de empezar a conducir un auto lo primero que se debe tener en cuenta es regular la distancia de la  butaca con relación a nuestro cuerpo. En los vehículos de transmisión mecánica tomaremos como referencia el pedal del embrague y en los automáticos el del freno.  Las piernas nunca deben estar estiradas al límite.

conduccion-2

Si para pisar a fondo el pedal del embrague nuestro muslo toca el filo del asiento es mejor acercarlo más. Esta postura nos provocará menos fatiga y nos ayudará a empujar los demás pedales con menor fuerza.

En los autos automáticos nuestras piernas deben pisar el freno en su totalidad dejando un leve juego de rodilla, para evitar apartarnos mucho del volante.

La altura ideal sin perder visibilidad

La altura de nuestro asiento debe ser la correcta. Después de haber encontrado la distancia exacta entre nosotros y el volante, la elevación que debe tener la butaca es lo próximo.

conduccion-1

Lo más recomendable es que nuestro asiento tenga un altura baja, sin perder la visibilidad al estar sentado. El principal motivo de buscar una baja elevación de la butaca es poder estar más cerca al centro de gravedad del auto.

El ángulo del respaldar te ayuda a reaccionar

Este consejo nos ayudará a no esforzar la espalda y así evitar dolores molestos al conducir. Lo primero que debemos hacer es poner las muñecas sobre el volante, sin separar los hombros del respaldar. Seguro sentirás que el asiento esta mas incorporado a como lo usas, pero esta posición le permitirá al cuerpo a reaccionar más rápido al presentarse una situación peligrosa.

conduccion-5

Si el respaldar estuviera muy tirado hacia atrás le costaría mucho más a nuestro cuerpo moverse con rapidez; por el contrario si estuviera muy perpendicular esto haría que estemos en tensión todo el camino.

Las manos en el volante

Este es el consejo más importante de todos. La mejor posición de las manos en el volante es tenerlas los más separadas posibles una de la otra. Imaginemos que el timón es un reloj; nuestra mano derecha debe ir en el tres (3) y la mano izquierda en el nueve (9), eso se debe mantener tanto en línea recta como en una curva.

conduccion-6

Cuando nos encontremos en una curva es recomendable que la mano que vaya hacia arriba siempre empuje mientras que la mano que va hacia abajo jale. Nunca debes agarrar el volante con las manos juntas, esta acción nos reduce mucha capacidad de giro.

Los últimos consejos

El reposacabezas es otro implemento que debes revisar. Nuestra cabeza debe estar en completo contacto con este, al estar sentado. Esto reducirá el efecto latigazo al momento de un choque.

La profundidad del volante debe estar en una posición que nos permita tener los codos doblados unos 90 grados. Nunca podemos tener los brazos totalmente estirados pues nos resta reacción.

conduccion-3

La altura del volante también es importante. La posición debe ser lo más natural posible. Imagina que hay una línea recta que sale del centro del timón y nos debe apuntar en el medio del cuello, esto nos ayudará a encontrar la altura correcta.

Recuerden que la postura correcta al conducir nos beneficia mucho, pongamos en práctica estos consejos y les aseguramos que conducir será más seguro y placentero.